El videojuego en el Mundo

El mercado global del videojuego creció un 8,5% en el año 2016 con respecto al año anterior alcanzando una facturación total de 99.600 millones de dólares (más de 92.000 millones de euros) según las estimaciones de Newzoo.

Europa sigue siendo una de las regiones que lidera la industria del videojuego, tras Asia-Pacífico y Norteamérica. Alemania, Reino Unido, Francia, España e Italia son los países que mayor consumo de videojuegos generan en Europa, situándose entre los diez más importantes del mundo. Se estima que durante 2016, Alemania registró unos ingresos aproximados de 3.700 millones de euros, en la línea de Reino Unido que generó 3.500 millones de euros, seguidos de Francia que rondó los 2.500 millones de euros.

El mercado global de videojuegos se encuentra encabezado por China, Estados Unidos, Japón y Corea del Sur. Sólo los veinte países que generan más ingresos representan el 90% del total de la facturación mundial.

EL MERCADO A NIVEL GLOBAL

De acuerdo con los datos del último informe global del mercado de los videojuegos presentado por Newzoo, el mercado mundial de videojuegos habría aumentado considerablemente (un 8,5%) pasando de una facturación de 91.500 millones de dólares (80.100 millones de euros) en 2015 a 99.6000 millones de dólares (91.700 millones de euros) en 2016. Este crecimiento sería, sobre todo, consecuencia del incremento superior al 10% en la región de Asía-Pací- fico, del 20% en Latinoamérica y del 26% en África y Oriente Medio.

MERCADOS INTERNACIONALES DESTACADOS

En cuanto a las áreas geográficas, la región mundial que mayor crecimiento ha tenido en 2016 ha sido África y Oriente Medio, dónde se ha registrado una facturación de 3.200 millones de dólares (2.950 millones de euros), un 26% más que 2015. Cabe destacar la facturación de 755 millones de dólares (695 millones de euros) en Turquía y de 502 millones (462 millones de euros) en Arabia Saudí.

Buena parte del crecimiento global está relacionado con el aumento de la facturación en América Latina, donde se han registrado unos ingresos superiores a 4.100 millones de dólares (3.775 millones de euros), un 20,1% más que en 2016. El mercado latino ha estado liderado por Brasil con una facturación de 1.300 millones de dólares (1.195 millones de euros), México con 1.100 millones de dólares (1.015 millones de euros)) y Argentina con 409 millones de dólares (375 millones de euros).

En la región de Asia y la zona del Pacífico también se habría producido un crecimiento en 2016 superior a la media al aumentar un 10,7% desde 2015 hasta los 46.600 millones de dólares (42.900 millones de euros). Esta región geográfica ha seguido ocupando un año más la primera posición dentro del volumen de negocio mundial, superando los ingresos combinados de Norteamérica y Europa, copando un 46,8% de la facturación total. Especialmente destacada ha sido la facturación de China, que ha superado a Estados Unidos en 2016, situándose como el primer país en el mercado global de videojuegos. Un 58% del crecimiento del mercado de videojuegos en 2016 ha procedido directamente de Asia.

CHINA Y ESTADOS UNIDOS

China y Estados Unidos han seguido liderando los datos de facturación mundial en 2016, seguidos de lejos por Japón, Corea del Sur y Alemania. En el pasado año, China obtuvo unos ingresos de 24.369 millones de dólares (22.425 millones de euros), arrebatando el liderazgo mundial a Estados Unidos que alcanzó los 23.598 millones de dólares (21.715 millones de euros). El crecimiento del gigante asiático es imparable al concentrar en su territorio a 789 millones de personas con acceso a internet frente a los 294 de millones de Estados Unidos.

CRECIMIENTO MUNDIAL POR SEGMENTOS

De la facturación total de 91.700 millones de euros en 2016 en todo el mundo, el 29% provino de videoconsolas físicas y videojuegos alcanzando 26.685 millones de euros (un 4,5% más que en 2015). Por otro lado, los videojuegos en móviles supusieron un 27% de los ingresos globales (23,7% más que en 2015), el mismo porcentaje que los videojuegos online. (4,2% más que el año pasado).